Acompañamientos

Grupos de supervisión de casos y políticas de protección

¿En que consiste la actividad?

 Grupos de acompañamiento para fortalecer la Protección Infantil y Juvenil:

Curso 2024

Los “Grupos de acompañamiento” sirven para:

  • Resolver dudas.
  • Puesta en común, con otras entidades, de actividades en torno a la prevención, protección y buen trato.
  • Profundizar en los diferentes aprendizajes y desarrollo de herramientas necesarias para garantizar la aplicación, seguimiento y evaluación de la política y protocolos, así como para garantizar una participación real y efectiva de las y los menores.
  • Gestión de casos

Los grupos de acompañamiento tiene como objetivo principal brindar un espacio de formación y apoyo a delegados y delegadas de protección infanto-juvenil, con el propósito de fortalecer sus capacidades y competencias en la protección de la infancia y adolescencia.

DESCRIPCIÓN DE LA ACTIVIDAD:

Proponemos crear un espacio de trabajo para el aprendizaje comunitario a través de la resolución de casos reales, técnicas formativas, análisis de riesgos, participación infantojuvenil, etc.

DURACIÓN DEL PROYECTO:

1.Un año: de Enero a Diciembre (Julio y Agosto no hábiles)

   a.Consta de:

        i.10 Sesiones de acompañamiento grupal, grupos de 15 personas, de 3h mensuales, 1 vez al mes.

        ii.Sesiones individuales de asesoría para la resolución de casos de la propia entidad, 3h mensuales.

   b.Las sesiones de acompañamiento grupal serán los primeros lunes o miércoles de cada mes.

   c.PRECIO: 100€ MENSUALES, si te inscribes antes del 30 de noviembre el precio mensual serán de 95€ (El primer pago, mes de enero, se realizará con la inscripción).  Si pagas al contado 90€ el mes.

PUEDES APUNTARTE EN EL SIGUIENTE CUESTIONARIO: https://forms.gle/sMZwqZHRi5Ldkkc66

PARA MAS INFORMACIÓN: https://zaininfancia.com/grupos-de-supervision/

  1. Revisar y mejorar la política de protección infantil de la entidad:
    1. Identificar fortalezas y áreas de mejora en la política existente.
    2. Realizar un análisis de riesgos y vulnerabilidades para adaptar la política según las necesidades actuales.
    3. Desarrollar estrategias para promover una cultura organizacional de protección que involucre a todos los miembros del equipo.
    4. Desarrollar e implantar planes de implementación para minimizar los riesgos detectados.
  2. Fomentar un cambio de cultura organizacional hacia una actitud respetuosa y participativa:
    1. Facilitar sesiones de sensibilización y capacitación sobre el trato adecuado y respetuoso hacia los menores.
    2. Promover una comunicación abierta y bidireccional entre los delegados y los menores, fomentando su participación activa.
    3. Establecer mecanismos para recibir y responder de manera efectiva a las opiniones y sugerencias de los menores.
  3. Desarrollar técnicas de acompañamiento a menores en situaciones de desprotección:
    1. Proporcionar herramientas y estrategias para identificar situaciones de desprotección y brindar apoyo adecuado a los menores.
    2. Realizar ejercicios prácticos de role-playing y simulaciones para fortalecer las habilidades de acompañamiento.
    3. Establecer protocolos claros de intervención en casos de desprotección y garantizar la confidencialidad y seguridad de los menores involucrados.
  4. Promover un entorno seguro y de confianza para los y las menores:
    1. Implementar medidas de seguridad y prevención de riesgos en las instalaciones y actividades de la entidad.
    2. Establecer canales de comunicación confidenciales para que los menores puedan denunciar cualquier forma de maltrato o abuso.
    3. Crear espacios de diálogo y reflexión donde los menores puedan expresar sus preocupaciones y necesidades.
  5. Acompañar a las y los delegados de protección en la resolución de casos que puedan darse en su entidad durante el proyecto.
  6. Establecer indicadores de seguimiento y evaluación del proyecto:
    1. Definir métricas y objetivos específicos para evaluar el impacto de las sesiones grupales y las mejoras implementadas.
    2. Realizar evaluaciones periódicas para monitorear el progreso y realizar ajustes necesarios.

Se seguirá una dinámica mixta, combinando comentarios sobre aspectos teóricos y vivenciales, desarrollo de actividades prácticas (técnicas, recursos y aplicaciones) y realizando supervisión individual y grupal de lo que los/as profesionales traigan a cada sesión.

PROPUESTA DE SESIONES GRUPALES

Jornada 1: Introducción a la Protección Infantil y Roles del Delegado

– Actividades propuestas:

  1. Presentación y dinámica de bienvenida: Proporcionar a los delegados la oportunidad de presentarse entre sí y crear un ambiente de confianza.
  2. Contextualización sobre la importancia de la protección infantil y los derechos de la infancia: Ofrecer una breve exposición sobre los principios fundamentales de la protección infantil y la relevancia de salvaguardar los derechos de los niños y adolescentes.
  3. Exploración de los roles y responsabilidades de los delegados de protección: Facilitar una discusión grupal para identificar y analizar los roles clave de los delegados, sus responsabilidades y desafíos comunes.
  4. Análisis de casos prácticos y discusión en grupo: Presentar a los delegados casos reales o hipotéticos relacionados con la protección infantil y solicitar su participación activa para analizar los escenarios, identificar posibles soluciones y plantear estrategias de intervención.
  5. Cierre y reflexión grupal: Proporcionar un espacio para que los delegados compartan sus reflexiones finales y expresen sus expectativas para las siguientes jornadas.

Jornada 2: Cultura del Buen Trato y Protección hacia la Infancia

– Actividades propuestas:

  1. Repaso de los principios fundamentales del buen trato y su relación con la protección infantil: Realizar una breve presentación para recordar los principios de buen trato, como la dignidad, el respeto, la no violencia y la igualdad, y cómo se aplican en el contexto de la protección infantil.
  2. Análisis de casos que involucren situaciones de maltrato o violencia: Proporcionar casos reales o ficticios en los que los delegados analizarán las situaciones de maltrato o violencia y discutirán en grupos pequeños las posibles acciones a tomar.
  3. Dinámicas grupales para explorar la importancia de la empatía, el respeto y la escucha activa: Realizar actividades participativas, como juegos de roles o ejercicios de empatía, para que los delegados experimenten y reflexionen sobre la importancia de estos aspectos en el trato con los niños y adolescentes.
  4. Presentación de recursos y herramientas para promover una cultura del buen trato: Compartir materiales, guías o recursos prácticos que los delegados pueden utilizar en su trabajo diario para promover una cultura del buen trato y la protección de los derechos de la infancia.
  5. Reflexión grupal sobre cómo aplicar los conceptos aprendidos en el trabajo diario: Facilitar una sesión de reflexión en grupo para que los delegados compartan sus ideas sobre cómo pueden integrar los conceptos de buen trato en su labor y qué desafíos pueden encontrar.

*EN TODAS LAS SESIONES SE TRABAJARÁN CASOS PRÁCTICOS RELACIONADOS CON LA TEMÁTICA A TRABAJAR

Jornada 3: Análisis de riesgos

Jornada 4: Plan de implementación

Jornada 5: Técnicas de resolución de conflictos

Jornada 6: Protocolos e implementación de medidas campamentos de verano o similar

Jornada 7 y 8: Participación Infanto-juvenil

Jornada 9:  Evaluación y seguimiento de las políticas y planes de implementación

Jornada 10: Comunicación con familias y otros actores en la prevención y protección de las y los menores

Para aquellas personas y/o entidades que trabajan con menores.

  1. Un año: de Enero a Diciembre (Julio y Agosto no hábiles)
    1. Consta de:
      1. 10 Sesiones de acompañamiento grupal, grupos de 15 personas, de 3h mensuales, 1 vez al mes
      2. Sesiones individuales de asesoría para la resolución de casos de la propia entidad, 3h mensuales
    2. Las sesiones de acompañamiento grupal serán los primeros lunes o miércoles de cada mes.
      1. Si te apuntas al grupo de los lunes el calendario sería el siguiente
        1. Enero: día 8
        2. Febrero: día 5
        3. Marzo: día 4
        4. Abril: día 1
        5. Mayo: día 6
        6. Junio: día 3
        7. Septiembre: día 2
        8. Octubre: día 7
        9. Noviembre: día 4
        10. Diciembre: día 2
      2. Si te apuntas al grupo de los miércoles el calendario sería el siguiente
        1. Enero: día 10
        2. Febrero: día 7
        3. Marzo: día 6
        4. Abril: día 3
        5. Mayo: día 8
        6. Junio: día 5
        7. Septiembre: día 4
        8. Octubre: día 9
        9. Noviembre: día 6
        10. Diciembre: día 4
  • 100€ MENSUALES, si te inscribes antes del 30 de diciembre el precio mensual serán de 95€.

Es de todas sabido que la Ley Orgánica de protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia (LOPIVI) establece algunas obligaciones. Las entidades y organizaciones, así como los y las profesionales, que trabajan con niñas, niños y adolescentes (NNA) tienen la obligación y responsabilidad, recogidas en la LOPIVI, de cumplir con ciertos elementos para minimizar los riesgos y así prevenir, identificar y actuar en caso de violencia contra estos y estas. Tienen la responsabilidad y la obligación de garantizar espacios seguros y protectores para que sus espacios, personal y actividades no supongan un riesgo para NNA. Son evidentes los esfuerzos que se están realizando en esta materia, pero la falta de políticas de protección, la falta de formación, el desconocimiento y las falsas creencias hacen que bajemos la guardia, que no demos la importancia que requieren las violencias que sufren las y los menores y que entendamos que la violencia se puede dar en cualquier ámbito.

En cuanto a las implicaciones de la LOPIVI en el ámbito deportivo, entidades sociales, ocio y tiempo libre, entidades sociales, centros educativos encontramos los apartados genéricos que afectan a todos aquellos ámbitos donde se trabaja con menores (Instituciones, colegios, institutos, federaciones, clubes, entidades sociales, profesionales, voluntarios, etc.). En los criterios generales se habla de la importancia de formar y capacitar a todas las profesionales que trabajan o tienen contacto habitual con menores para que sepan detectar posibles situaciones de desprotección y violencia, y también recoge la necesidad de la participación infantil y juvenil, así como la capacitación de las y los menores para que puedan detectar y reaccionar frente a las violencias ejercidas sobre ellos o sobre terceros. Además, las entidades tanto educativas, deportivas y del tercer sector que trabajen con menores, también están obligadas a designar la figura del Delegado o Delegada de protección y el/la  Responsable de Convivencia en el ámbito educativo, con formación específica en la materia, al que las personas menores de edad puedan acudir para expresar sus inquietudes y quien se encargará de la difusión y el cumplimiento de los protocolos establecidos, así como de iniciar las comunicaciones pertinentes en los casos en los que se haya detectado una situación de violencia contra la infancia o la adolescencia. Asimismo, las entidades están obligadas a adoptar todas las medidas necesarias para que promover espacios seguros y protectores y exentos de discriminación alguna.

En el año y medio que llevamos formando a entidades hemos detectado por medio de encuestas que el 100% de las entidades, sobre todo las entidades del tercer sector ven con buen acierto la creación de “Grupos de acompañamiento” para:

  • Resolver dudas.
  • Puesta en común, con otras entidades, de actividades en torno a la prevención, protección y buen trato
  • Profundizar en los diferentes aprendizajes y desarrollo de herramientas necesarias para garantizar la aplicación, seguimiento y evaluación de la política y protocolos, así como para garantizar una participación real y efectiva de las y los menores.
  • Gestión de casos

El proyecto tiene como objetivo principal brindar un espacio de formación y apoyo a delegados y delegadas de protección infanto-juvenil, con el propósito de fortalecer sus capacidades y competencias en la protección de la infancia y adolescencia.

El bienestar y la seguridad de NNA son pilares fundamentales en cualquier sociedad. Sin embargo, la resolución y acompañamiento de casos relacionados con la protección infantil y juvenil puede plantear desafíos emocionales, legales y éticos para los profesionales involucrados. Conscientes de esta realidad, se propone este programa de sesiones de acompañamiento que busca estimular la reflexión, promover una cultura del buen trato y la protección, así como brindar herramientas y conocimientos clave para el trabajo efectivo de los delegados.

El enfoque participativo y formativo permitirá a las y los participantes explorar y analizar distintos aspectos relacionados LOPIVI y la creación de espacios seguros y protectores. Se abordarán temáticas relevantes como la identificación de indicadores de riesgo, técnicas de resolución de conflictos, análisis de casos prácticos, promoción de la participación infantojuvenil, entre otros.

A lo largo de este proyecto, se establecerá una red de apoyo y confianza entre los profesionales, fomentando el intercambio de experiencias, buenas prácticas y estrategias efectivas para la protección de la infancia. Además, se ofrecerá un acompañamiento individualizado para atender las necesidades específicas de cada delegado/a brindando un espacio de asesoramiento y supervisión de casos.

Con este enfoque integral, se busca empoderar a los delegados y delegadas de protección infantil y juvenil, dotándolos de las herramientas y conocimientos necesarios para desempeñar su labor de manera eficiente, ética y comprometida. Al fortalecer su capacidad de análisis, resolución de conflictos y promoción de espacios seguros, se espera contribuir a la protección integral de la infancia y adolescencia, garantizando su bienestar y derechos fundamentales.

En resumen, este proyecto se presenta como una oportunidad de crecimiento y formación para los delegados y delegadas de protección infantil y juvenil, con el fin de establecer una red sólida y comprometida en la construcción de un entorno seguro y protector para NNA.